La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $17.79/ Venta $18.72

Sábado 24 de Agosto del 2019

Cultura

El dibujante e ilustrador francés Tomi Ungerer, autor de famosos libros infantiles, obras satíricas y eróticas, murió a los 87 años de edad

Fallece el ilustrador francés Tomi Ungerer

Feb 09, 2019, 19:02

Sin título-4

Foto: El Universal

El Universal/La Voz de Michoacán

El dibujante e ilustrador francés Tomi Ungerer, autor de famosos libros infantiles, obras satíricas y eróticas, murió a los 87 años de edad, anunció este sábado su exconsejero, Robert Walter.

«Falleció durante la noche» del viernes al sábado en Irlanda, dijo a la AFP Robert Walter, que dijo haber sido informado por la esposa de su amigo «desde hace 35 años».

Foto: Internet

«Era un genio universal, un hombre que tenía talento para todo, amaba la literatura. Decía ‘escribo lo que dibujo y dibujo lo que escribo», agregó.
Nacido en la ciudad francesa Estrasburgo, el artista, que vivió en Estados Unidos y en Canadá antes de instalarse en Irlanda en los años 1970, se hizo famoso en todo el mundo con obras para niños, dibujos de temática erótica o satírica y carteles políticos.

Políticamente comprometido -contra la segregación racial, la guerra de Vietnam, lo nuclear o la elección de Donald Trump, entre otros-, trabajaba alternativamente en francés, inglés o alemán.

Ungerer donó más de 11 mil dibujos originales, esculturas, juguetes y libros al museo dedicado a su persona en Estrasburgo.
Su obra consta de entre 30 mil y 40 mil dibujos.

Nacido en 1931 en una familia de relojeros, Jean-Thomas «Tomi» Ungerer,creció en un ambiente muy sombrío.
Huérfano de padre a los tres años, vivió la anexión alemana de Alsacia, el adoctrinamiento nazi en la escuela y los duros combates para expulsar a los alemanes de Colmar, episodios que luego contó en sus obras autobiográficas.

En 2018 recibió la insignia de Comendador de la Legión de Honor por su contribución a «la proyección de Francia a través de la cultura».
Un par de años antes, este artista que se definía como un «pesimista alegre», había dicho a la AFP que para él «si tuviera que haber un paraíso, sería una biblioteca».

ÚLTIMA HORA