La Voz de Michoacan

DÓLAR Compra $17.79/ Venta $18.72

Martes 23 de Julio del 2019

Facetas

Beso tántrico y su conexión con el placer

Jun 11, 2019, 17:07

Sin título-7

Foto: El Universal

El Universal/La Voz de Michoacán

El tantra forma parte de una filosofía de vida que surgió en Oriente hace más de 4 mil años

Esta táctica milenaria ayuda a equilibrar la energía del cuerpo para dominar las emociones y sensaciones, a fin de tener una mayor calidad de vida, por lo que los besos forman parte importante de ella, pues es una caricia fundamental en la relación de pareja ya que esta expresa amor, cariño y pasión.

Los besos tántricos son más profundos que los habituales, están diseñadas para liberar energía de los chakras por el cuerpo mediante un intercambio entre ambos.

Para llevar a cabo un beso tántrico, los labios deben estar blandos y flexibles y la mandíbula y los músculos faciales muy relajados.

Existen varias maneras de avanzar en el beso tántrico, pues puedes comenzar con los labios, la lengua, los mordiscos suaves o los besos de succión.

Es importante estar siempre relajados y tener una gran unión a través de los ojos. Una vez que ambos están preparados para el orgasmo, es importante permanecer inmóviles, unir sus bocas,intercambiar la mirada y la respiración, para que el clímax sea mucho más intenso para los 2.

Recuerda siempre que es importante relajar los labios, libera el estrés de los labios sin llegar a la debilidad extrema, mientras le acaricias el rostro. Controla la inhalación y exhalación del aire, para que en el momento clímax del beso ambos estén sincronizados.

Es importante dejarte llevar por el momento. Recorre con suavidad los labios; alterna la presión. Introduce lentamente la lengua y acaricia la de tu compañero con una suave succión.

Con estos sencillos tips llegarás al clímax en un 2X3.

ÚLTIMA HORA

Fiestas Morelianas

Cumpleaños

Marilú Martínez

Dolores Range

Santoral

Esteban Cruzaley

Esteban Morales Ledesma

Esteban Morales Guerrero

Esteban Moreno

Aniversario de Bodas

Fernando Tavera Montiel y María de la Paz Hernández